A veces, cuando conocemos a alguien, alguien que por una u otra razón nos deslumbra, nos ilusionamos y creemos que ya llegamos al quinto cielo y estamos enamorados y andamos en nubes y bla bla bla…

Sin embargo, muchas veces confundimos ese sentimiento de “sentirse bien” con alguien, pasar buenos ratos, a estar realmente enamorado pues, nos enamoramos de nosotros mismos porque nos sentimos bien, pero no escuetamente de las persona que nos acompaña, muchas veces la amistad se confunde, la diversión lo camufla y ahí viene el problema…

Me pasó que -y no sólo una vez-, quizá por mi carácter extrovertido y alegre, el género opuesto se han chiflado y se han “enamorado de mi”. Pero al cabo de un tiempo, te das cuenta que no, que solo fueron emociones pasajeras y bueno, decir las cosas es fácil, lo difícil es mantenerse firme en una decisión.

Entonces, escuchaba la canción esta, y claro, es que no se enamoraron de mi, sino de ellos mismos cuando estaban conmigo.

Creo que a mi también me ha pasado, me enamoré de las experiencias, pero después… pensándolo mejor, naca la pirinaca.
A veces una persona te hace actuar diferente, te hace pasar momentos perfectos y te enamoras de los momentos, de la experiencia nueva, pero no, necesariamente de la persona que los propicio, que enredo, pero pasa!!!!! hay personas que cambian cuando están contigo y les gusta ese cambio, les gusta sentirse así y creen, erróneamente que esa es la gloria, pero no son solo ilusiones, ilusiones que yo, espero no volver a tener.

En fin, ahí ta la letra… Te paso? Te enamoraste de ti, cuando estabas con el/ella y no de el/ella específicamente…

#MeDistrajeAlmorzando #EscribiendoDesdeLaOficina #3.25pm #Dieta

* Dato curioso, dos días seguidos posteando y teniendo de fondo un tema de Arjona… y NO, no estoy “Arjonizado”, pero esa canción se me cruzo en el almuerzo y bueno… me perdí en la letra.

 

Anuncios