La vida es un constante aprendizaje, aprendes a caminar, aprendes a escribir, aprendes a amar… e incluso aprendes a odiar.

Creo que uno de los aprendizajes mas prácticos se da en una relación de pareja. El diario compartir nos enseña cada detalle, cada gesto, cada mirada, cada manía, cada sonrisa, tiene algo que decir… Y cuando se acaba te sientes raro, pero, te quedas con una sensación de haber aprendido un poquito mas, de haber madurado un poquito mas y de haber amado un poquito mas.

En realidad creo que a todas, las buenas y malas parejas con las que hemos compartido hay que agradecerlos por darnos una enseñanza, por darnos algo o mucho de su tiempo o simplemente por hacernos parte de algún momento en sus vidas.

Hace un tiempo escuché esta canción, que creo, refleja todo lo que uno es capaz de aprender al lado de una persona, y eso, vale la pena…

#EscribiendoDesdeLaOficina #3:55pm

Anuncios