Entiende que no eres la piedra que me hunde, ni la madera que me hace flotar; eres – más allá de eso – el océano en el que mi cuerpo pide nadar… frío, sin dirección, relajado y temeroso, en el que me quiero perder de vez en vez y que nadie me pueda encontrar jamás…

Anuncios