Hoy venía en el transporte pensando en el tiempo… y me he dado cuenta de cuan caprichoso y relativo puede resultar este Señor.

Aquí hay una hora, alla otra,, hoy me siento como de quince, mañana de ochenta y otras veces me siento eterno.

He descubierto que todo está manchado por la subjetividad de mis propios sentimientos y que mi corazón es tan caprichoso y relativo como el tiempo mismo. Cada latido tiñe el paisaje, así, sin mas… mi corazón dibuja aquello que desea y yo simplemente siento y observo preso de aquellas emociones a las cuales el me encadena. No es que a lo largo de los años no haya intentado estúpidamente romperlas, oh si, lo he hecho infinidad de veces, cursos, lectura, religión ciencia, pero… nada ha funcionado y de alguna manera me alegra que así sea… me ha traído hasta aquí después de todo… y preso del tiempo mis recuerdos me transportan, a aquel lugar en el que aún era una tipo alegre y la vida parecía demasiado dura, demasiado áspera para un corazón tan diminuto como el mío y yo me repetía cual mantra sanador tibetano…algún día me reiré de esto, es solo un segundo en la eternidad…

Rogando que asi sea… creo que después de todo me agrada estar sujeto a esas cadenas, me agrada ser conducido por mi corazón… el me ha hundido en el mas oscuro abismo, pero también me ha rescatado y eso me ha hecho… no se si mas fuerte, pero si mas intenso… y debo confesar que amo esa intensidad… nada hay mas bello que sentir… nada mas intenso que vivir… así es que hoy… rindo homenaje a mi estupido corazón… sin el cual mi vida… carecería de sentido de un principado!…

Con mi princesa!!!

Anuncios