Hasta ayer tocaba el cielo con las manos y hoy lloro lágrimas de dolor y desengaños. Pero al final de todo me doy cuenta que vale la pena abrir bien los ojos, ver a las mentiras sin ningún disfraz. 

Duele mucho, es cierto pero también es cierto que siempre podemos deshacer un camino gastado y oscuro y caminar por uno nuevo que este lleno de luz…

Publicado desde WordPress para BlackBerry

Anuncios