Ni vertiendo polvo en el cajón de los sueños consigo ahuyentar las pesadillas que pueblan mis borracheras, largas noches de descontrol  y fuego perdido, pequeñas y fieras alimañas que devoran mi vida… hasta contaminarse.

Publicado desde WordPress para BlackBerry

Anuncios