Es increíble…

Es increíble lo mucho que puede cambiar tu vida en tan poco tiempo. Te vas dando cuenta de todo lo que te va sucediendo y todo lo que estás aprendiendo y todo lo que está transcurriendo a lo largo de los años.

Aprendes bastantes cosas, las entiendes, pero lo único que no se acaba de aprender es ese sentimiento “tan bonito en el momento pero que cuando se acaba tanto duele”, que tanto te afecta ese daño… el amor.

Y yo lo disfruté en su momento, cuando podía decir tú y yo juntos, no un yo solo y un tú apartado de mí, lejos, con dificultad de poder alcanzarlo. Pero después cuando cada uno tiene su propio camino, todo se viene abajo. Buscas una salida, pero no lo encuentras. Lo que más duele de todo ello, es que hay un paso…un paso del amor al odio.

Y al pensar en aquel odio, en el odio que debieras tener hacia aquella persona a la que tanto amas, aquella persona con la que has pasado tantos momentos en tu vida tan felices, una persona a la que le has contado tus secretos, tus problemas, que ella hacía todo lo posible porque esos problemas desapareciesen de tu cabeza, esa persona con la que tienes tantos recuerdos… tus lágrimas empiezan a deslizarse por tu rostro y tienes ganas de romperlo todo, todo lo que encuentres.

Pero aún así es la sigues amando….

Publicado desde WordPress para BlackBerry

Anuncios