Porque eso de soñar se ha convertido en una costumbre para mí.

Soñar no es malo, porque en los sueños te imaginas que tienes lo que quieres, mayoritariamente esa persona que no te quiere, que pasa de ti. Pero tú te empeñas en querer a esa persona, aunque sabes que está mal, que no la debes querer, porque si la quieres sería… ¡ah, sí! amor no correspondido.

Ahhhhh… No sé si me entienden…

Pero, y lo feliz que te sientes en tus sueños, qué? No hay sensación para explicarlo. Sabes que no es real, pero pones todo tu esfuerzo en pensar que lo es. Que estás más feliz que nunca, que podrías rozar el cielo con un dedo y tienes lo que quieres. Y, por supuesto, quieres a lo que tienes.

Me encanta soñar, y estoy orgulloso de ello. Creo que sólo quiero dormirme para soñar y cuando estoy despierto sigo soñando. Es la mejor forma de escapar de mi puta realidad.

Publicado desde WordPress para BlackBerry

Anuncios