Es diciembre. Te has despertado pronto. Esta noche dormiste mal.
Y ahora, aturdido, buscas en la mesilla de tu cuarto, a tientas, tabaco y fuego. 

Un sentimiento extraño te retumba en la cabeza. Enciendes un cigarrillo, y miras el reloj. “¿Por qué me siento así?”

Hace frío aquí  Ella  ya se ha ido, al igual que todas las noches, bailando entre mis sueños.
El alba no llega todavía.
Viene…y se va. “¿Será por mi culpa?”
Estás cansado. Llueve.

“¿Qué es lo que hago mal? Jamás conseguiré que se quede”
Y aquí, en la oscuridad desapacible de este dormitorio, muy a solas contigo mismo, piensas en su vida.

Anuncios