La suma de días, los kilómetros de distancia que nos separan y las barreras que existen entre nosotros, especialmente de tu parte, hacen que tome la decisión más difícil en todo mi existir… Decirte adiós y dejar que sigas viviendo con la libertad que hoy puedes asumir completamente de tu vida… Puedes seguir proyectando tu vida sin contarme en ellos…

Quedas en libertad para que disfrutes de las personas que ahora te rodean y por las cuales has luchado tanto en la vida, cosa de la que soy testigo… Materializa esos sueños que algunas veces compartimos y que no podrán ser ya juntos… Porque frente a la realidad, no puedo seguir engañándome.

Han sido muchas pequeñas despedidas entre nosotros y en cada una de ellas, mi amor se fortalecía con la ilusión de esperarte… Pero… Ya no puedo hacerlo más… Y no porque haya dejado de amarte, sino por el contrario, porque cada día siento que te amo más y mis posibilidades de compartir nuestras vidas cada vez son menos.

Mi promesa de amarte por siempre seguirá estando en mí… Pero no vas más… No debo seguir alimentando las esperanzas que algún día serás sólo para mí, porque en estos últimos días he aprendido que sólo es una manera de engañar a mi corazón y mis sentimientos.

Vive tu vida con intensidad y felicidad… Yo seré feliz… Si tú eres feliz y lo haces en libertad…

Anuncios