Una de las estupideces más grandes que he escuchado en la vida es esa frasecita de la película Love Story que decía ” Amar significa no tener que decir nunca lo siento”.

Alguien que ama de verdad debería, sobre todo, saber decir “lo siento” a tiempo.

Decir “lo siento” no sólo por el mal que ha causado, incluso también por el bien que no se ha hecho. Pero cuando el orgullo grita, es que el amor se calla. Y hay quien se niega a decir “lo siento” porque cuando uno tiene una idea muy elevada de sí mismo, es que forzosamente la tiene muy baja del otro.

Amar debería significar pasarse la vida diciendo “lo siento”, porque a la persona a la que más daño puedes causar es la misma a la que más feliz puedes hacer: a la que tienes más cerca. Pero no hay nada peor en una pareja que hacer cuentas en la gratitud que se espera por los dones concedidos, porque entonces el orgullo de uno y del otro no pueden ponerse de acuerdo sobre el precio del beneficio. Y no hay quien diga “lo siento” si está esperando a cambio el “lo siento” del otro.

Quizá si el orgulloso supiese lo ridículo que puede llegar a ser, por propio orgullo sería humilde. Y amar es ser humilde, pasarse la vida diciendo “lo siento”, Y ” TE QUIERO” “TE AMO”.

Eso sí, a veces, “amor” y “amor propio” no llevan muy bien.

… me arrepiento y quisiera cambiar,
si por solo un minuto tuviese el tiempo de los dos…
Anuncios