Decidí ponerme a escuchar alguna canción, quizá porque mi alrededor no anda del todo bien y no me siento demasiado cómodo… La música empezó a sonar con suavidad, las notas entraban en mi cabeza una a una, creando en mi ella lo que quizá sería una bella historia, de esas que cuesta olvidar.

Un atardecer, puede que no muy lejano o puede que jamás llegue a existir, tu conmigo y yo contigo, a tu lado… El inicio de una melodía a piano que nos envuelve, el comienzo de una historia que nos une. Y van sonando las notas, una historia que contar… Palabras, besos, miradas, caricias, abrazos, secretos, más palabras y finalmente silencio, porque no son tus palabras lo que quiero oír, ni tu mis ojos lo que quieres ver… No, no es así; escucho lo que dices, pero háblame de lo que callas, de lo que te hace ser quien eres; me ves a mi ante tus ojos, pero no es una máscara lo que quieres que te enseñe, no… Me quieres ver a mi, a lo que soy realmente… Me paro a pensar en todo… pero es que ni siquiera encuentro la forma de hacerlo…

A veces me equivoco pensando que son palabras lo que guardo dentro y al proponerme expresarlas, empiezan a salir sentimientos… La música se escapa entre mis dedos y sigo sin poder encontrar la manera de escribir lo que quiero, porque ni siquiera se que quiero escribir…

Otro día más contigo, quizá el último, quizá no… Quizá consiga estar contigo para siempre, pero como una vez me dijiste nadie sabe lo que puede pasar mañana” y es por ese motivo que el mañana empieza a darme demasiado miedo…

Pero la música seguía sonando… Una dulce melodía a piano… Tu, yo y una historia que contar…

Si desean escuchar… River Flows In You… Clickenle

Anuncios