Uno en una relación siempre tiene peleas de diferentes calibres. Hay la típica pelea en la cual tú sabes que todo va a pasar y en un momento todo se soluciona. Pero que pasa cuando estas peleas degeneran en una guerra, en palabras hirientes por un lado y en respuestas aún peor por el otro.

Siempre he dicho que sería muy aburrido si todo fuera perfecto. Siempre existen discusiones, siempre habrá momentos malos y momentos buenos. Está en nosotros hacer que los momentos malos se conviertan en una enseñanza y un paso más que fortalezca todo por lo cual vivimos, y no luchamos, porque la vida no debe ser una lucha sino un disfrute.

Ayer me di cuenta que con la Peque hasta las peleas son hermosas. Hace que una pesadilla se convierta en el mejor de los sueños, atrayendo toda esa buena vibra que posee.

Ambos decidimos callarnos, eso es genial. Pues nos dimos cuenta que mejor cerrábamos la boca antes de herir al otro y soltar pachotadas que puedan arruinar todo, aunque a veces las soltamos.

Sólo quería terminar este post comentando algo en general. Las peleas te fortalecen, te pueden enseñar y a veces pueden ser buenas para la relación, siempre y cuando estas no terminen llevando el hilo de la misma. ¿Ustedes que piensan?

PD: Ayer la cagué!!! hoy me disculpo!

Anuncios