Hoy escuchaba a mi sobrinita en la mañana que estaban que le intentaban enseñar ‘El Credo’ (creo que tenia examen o estan que la preparan para el examen de admision del colegio, pobre).

Me causo cierta extrañesa ya que ‘El Credo’ (significa “creo” en latin) yo lo aprendi recien en 2 o 3 de primaria.. (mi colegio es catolico y de sacerdotes), pues saber que ahora es parte fundamental en un examen en Kinder???… Cuando en verdad a esa edad lo unico que crees es que Barbi y las Brats son las mejores muñecas del mundo…

Acojona un poquito iniciar un escrito basándose en estas cosas, o tomándolas de referencia. Hace surgir en mi el pensamiento de si la iglesia catolica (ojo, no la fé catolica) estara perdiendo completamente la razón o si la esta ganando del todo.

Pero en definitiva es solo eso.

Lo que Creo, las cosas que creo.
Vamos a ver si me salen bien las palabras …

Creo…

Creo en la verdad de mi nacimiento,
que nací de la unión de dos almas intencionadas o intencionalmente.
Creo, en el calor de mi madre que me llevo durante aproximadamente 200 días y noches (recordemos que naci a los 6.7 meses de gestacion).

Creo en sus buenas intenciones al abrigarme y protegerme. Creo en su sorpresa al encontrarse con mis gritos de impaciencia y mi carácter. Creo en sus noches de desvelo, como creo en las noches que me hizo dormir sobre su pecho por miedo a que deje de respirar.

Creo en mis primeras sonrisas, mis primeros zapatos blancos y mi vestimenta de marinerito y tirantes con mi cabello largo y ensortijado, que se retrata en una foto ya algo amarillenta por las muchas lunas ya.

Creo en mis ojos soñolientos al sentirme seguro entre la muralla de fuerza que crearon en mi casa.

Creo en mi infancia… En mis salidas ingeniosas para escaparme de una que otra reprimenda. Creo en mi intuición inequívoca al percibir en el ambiente que había cometido uno que otro delito de niño con mi polo sucio y zapatillas enlodadas.

Creo en el Colegio donde estudie toda mi vida, era lo mejor!!!. Creo en la amistad de amigos de Cole, que no se percata del sucio, ni el sudor y solo sabian lucir ventanitas en la boca con sonrisas vergonzosas.

Creo en mis juegos de infancia, en el gordo, mi amigo de toda la vida. Mi compañero de tonteras que siempre intentaba poner cordura en mis acciones, aun y cuando yo siempre me divertía y el no dejaba de tener ese dejo de aburrimiento en la comisura de sus labios. Creo que por eso ahora esta tan cerca mío, porque espero 2 décadas mas para vivir lo que debió a los 7 años…

Creo, en mis primeros dibujos, donde intentaba plasmar mis pensamientos y escribía garabatos que inexplicablemente hoy carecen de sentido. Creo que ponía toda mi alma en ellos y que todos estaban locos al no entenderlo. Jo! Era tan simple!!!…

Creo, en mi, sobreviviente de batallas donde salía con rodillas raspadas y uno que otro chichón coronándome la frente. Creo en el olor a mantequilla y sal que a veces me perseguía cuando a mi abuela le daba con quitarme el chichón a base de condimentos…

Creo en mi abuelo, ese viejesito de sonrisa benévola que un día que me enoje y decidí irme para siempre. Me ayudo a preparar mi maleta y arrastro mi slepping hasta el jardin y nos fuimos en un viaje increíble los dos juntos, quedándonos dormidos entre olor a remedios que el llevaba encima como su colonia.

Creo que lloro de felicidad y plenitud…

Creo también en Maradona, el símbolo de mi rebeldía, cuando aprendí que yo podía llevar también la contraria y era ‘aceptable’ porque estaba ‘creciendo’… Creo en patience (G&R), en mis short hasta las rodillas. Creo en Marc anthony, en Alberto Plaza, en Tom Hanks, en Los caballeros del Zodiaco y en El Principito…

Creo que me estoy riendo entre lagrimas y prefiero seguir riendo…

Creo en mi primer beso… Creo que llevaba un polo rojo con estampados. Un jean celeste y unos nervios que me destrozaban el estomago. Creo que Pamela también estaba nerviosa, creo en el helado de choclate que nos  compramos… No se si no comí porque me daba mala vibra o porque me parecía que algo increíble estaba sucediendo… Creo que aun recuerdo la textura de sus labios rellenitos e increíblemente suaves…

También creo que no es bueno tener de novia a un chica mas alta que tu…

Creo en mis años de secundaria, en que el muchas veces pensé que el mundo se estaba acabando o que yo perecería al llegar a casa por algo que había hecho y me doy cuenta que sigo aquí, que nada sucedió y que nada por mas grande que parezca al final tiene importancia.

Creo en el primer día en la universidad… Creo que me cagaba del miedo y por eso me vestí de jean y polo negro y me plante el primer cigarro en la boca… Creo que quería intimidarlos y el tiempo me ha demostrado que el negro no intimida y que los cigarros al final me están matando a mi…

Creo en el paso del tiempo que todo lo empequeñece, incluyendo nuestros miedos. Lo creo mas aun cuando se lo que he vivido. Porque sabes? Creo que he sido capaz de amar y perdonar…

Creo que todo lo puedo y lo que no puedo, puede conmigo, pero al final a la hora del conteo de daños yo salgo beneficiado.

Creo que mi vida no puede ser contada cronológicamente, sino por hechos. Porque aunque tenga 27 años encima, me sigue doliendo el estomago en una primera cita, me suda la mano si alguien me gusta, me gusta escuchar a Marc anthony, ver dibujos animados, llorar con el Rey Leon y cuando nadie me ve intento hacer el Moon Walk al mejor estilo de Michael Jackson…

Creo en tantas cosas y todavía sigo creyendo, creo en los amores que llenaron mi vida y que la deshabitaron en sus momentos. Creo que esos casos te hacen grande de golpe, porque cuando estas doblado en el suelo del dolor, cuando te levantas has crecido por lo menos media pulgada en experiencia…

Sigo Creyendo…

Anuncios