Criado en una familia católica y tradicional, educado mayoritariamente en un colegio Catolico y Marianista, rezando el rosario todos los lunes y yendo, sin posibilidad de elección, a misa todos los domingos (al menos hasta los 18 o 20 años, y aun de vez en cuando)…

Cuando uno crece en un entorno así, son pocas las veces que te detienes a cuestionar lo que todo “tu mundo” te enseña como LA VERDAD y, ciertamente, no existe al ocasión en que te enseñan sobre otras religiones para tener la posibilidad de elegir en lo que creer, por eso, con el paso de los años, descubrí que soy católico más por tradición que por convicción, es decir, hay tantas religiones acerca de las que no sé nada que, probablemente, si me pusiera a investigar terminaría en alguna otra.

A pesar de concientizar esto, me he dado cuenta que me cuesta mucho romper con estas cosas que han crecido conmigo, que me cuesta desechar ideologías y creencias que han sido parte de mí y que aún son partes de muchos de los miebros de mi familia.

Hace años me cuestiono, y me doy cuenta que los valores fundamentales de la religión católica me gustan, que creo en Dios, en Jesús y en María (y creo mucho en Maria, soy Marianista, pues!)… Mi problema principal está con la Iglesia, la que me ha desilucionado bastante, pero comprendí que ésta es una institución formada por, nada más ni nada menos, que seres humanos, donde como en todas partes hay hombres buenos y malos, y que mi fé en Dios está más allá de de todo eso, que por no creer ni admirar a la Iglesia no dejaré de creer en ÉL….

Y así, al yo dejar “fuera a la Iglesia” de mis creencias, la religión católica me deja fuera a mí de su círculo, y de pronto no sé lo que soy…., aunque no lo crean, esto es fuerte para mí verbalizarlo… Creo que es un aspecto más de todo el proceso de cuestionamientos que estoy pasando en mi vida….

Anuncios