A veces la soledad me muerde el alma hasta casi desangrarme, pero de repente, el néctar se evapora y en algún lugar, llueve mi sangre.

“Aunque los amantes se pierdan, el amor no”

Anuncios