1173927155_f.jpg

(me pongo a pensar que…)
“El trabajo dignifica” es una de las ideas más caras que nos supieron vender. Si gano $600 al mes por andar todo el dia en un cubículo con un taladro de stress en el oido, perdiendo en cada minuto parte de mi vida y de mi buen humor, no importa, tengo que sentirme digno, tengo trabajo!

Hoy todo pasa por tener o no trabajo. No importa si te gusta, si te hace bien o si aplasta tu autoestima. Cuando me encuentro con un amigo de hace tiempo, lo único que me pregunta es –¿Y qué estás haciendo? -Lo único importante es ver si estás ocupando tu tiempo y conviertiéndolo en plata. No importa realmente si eres feliz, sólo importa que trabajes.

Todo apunta a que lo antes posible forme una familia, que esa familia genere gastos, que tenga un trabajo para sostenerla y que uno de los máximos temores que tenga sea el temor a perder el trabajo, y es un temor que me va a tener constantemente amenazado. Mi vida se resume a trabajar para ganar plata y poder sostener una vida en la que es necesario gastar plata todo el tiempo.

Lo lograron, hoy me asusta perder el trabajo, pero aclaro que mucho más me asustan las frases hechas, eso que se dice y repite sin pasarlo por un filtro.

“El trabajo dignifica”, lo escucho y me salen ampollas en el cerebro.

Anuncios