TE ODIO SHEYLLA

Te odio por extrañarte,
Te odio por dejar tus huellas en mi piel,
Te odio por dejar tu sabor en mis labios,
Tus latidos en mi ser
El roce de tus manos por mi cuerpo

Te odio por querer tanto retroceder el tiempo, para que jamás avanzara mientras estuvieras entre mis brazos, te odio mas por extrañar tu olor, tu sensación en mi, porque me muero que vuelvas a enredar tus manos en mi.

Te odio por necesitar una llamada tuya,
Porque oír tu voz en este momento seria lo único que me pintase una sonrisa en los labios, estos labios que tanto saboreaste, y que ahora no hacen mas que extrañarte, sentir tu lengua buscar con desesperación lo que no se te ha perdido en mi boca, porque aun siento tu respiración en mi cuello.

Te odio por hacerme vivir cosas que me jure no volver a vivir, al menos no largandome yo, me has puesto en una situación en la que jamás pensé estar, pero por eso no te odio, te odio porque me gusta, porque me encanta, porque lo añoro, porque quiero repetirlo una y otra vez, porque no me importo nada cuando estuve entre tus brazos, ni siquiera yo, y hasta ahí no debí llegar nunca.

Te odio porque en la guerra del “deber” y el “querer” el “deber” ni siquiera lucho, simplemente se dio por vencido al primer ataque tuyo.

Te odio porque me has hecho vivir cosas en 1 día que en todos mis anos de vida jamás viví, jamás sentí, te odio porque me encanta, te odio porque nada me importa, porque a pesar de todo, muero por repetirlo, porque a pesar de que me canse de decirte que no, no me pude ir.

Esta situación solo me acuerda la estrofa de una canción que dice: “mientras dices basta me ayudas, y esa guerra en tu vientre, entre sigue y el detente, que hace desicivo el presente”.

Te odio porque mientras mi boca te gritaba NO, mi cuerpo queria que no te alejes, y jamás oíste mi voz, siempre oíste mi piel, mi cuerpo, te odio por entender esa parte que no quería que entendieras.

Te odio porque a pesar de mi, estas aquí, porque te dije cosas tan sinceras que jamás pensé decirle a nadie, pues me conozco y se que me cubro mucho con “anticuerpos” pero contigo, me fue imposible. Te odio con todo mi ser, por hacerme sentir todo esto, porque las palabras no son suficientes para describir como me siento justo ahora, y justo desde esa ocasión

Te odio por ser mis instintos mas primitivos, por no permitirme pensar, porque me encanta que seas así, porque me demostraste que hacer lo que se quiere como y cuando se quiere es toda una experiencia, por darme un momento de ser yo mismo y darle vida a mi “ello” sin que mis otros dos entes del aparato psíquico importe.

Te odio porque me encanta que hagas lo que has hecho, porque te proyectas en mi comouna niña a pesar de todo, porque te siento tan frágil y vulnerable como una ante mi, a pesar de tu fuerza, de no querer que vea a través de tus ojos, porque a pesar de que no quieres me lo permites y eso me encanta.

Te odio por hacerme sentir libre cuando estoy atada

Te odio porque me encantas!

Anuncios